Fabulas cortas en lengua totonaca

Fabulas cortas en lengua totonacaXiwan ti tatu ixjikuanIxanan makgtintsa’ chatin kgawachu ti ixan nak lipukgalhtawakga yat ixkgalhi ixmakxpachixit, wan kamanan ti ixta’an nak lipukgalhtawakga ixta makgtaya’, ya wan kgawachu xiwan tatu ixjikuan, yat axni ixkawilini ixkamakgnitelha wan makgalhtawakgenenin ixta matayinin wan ixlaktatana’, utsanu’ wan kgawachu tatu ixkatalawi ixlaktatana ixlak kumpalhtatana ixkatawilikanit ya wan xa lakgkumpalhtatana ixtamakiwilani nak ixkawayujkan, yat lha ixmakga’ankanit ixtalawilanalh wa stakunisin yat lhuwa lapanit wa xiwan tin tatu ixjikuan, kachilh ixkawayuj yatxla alh ka kiwi yat axni taspicha’ wan ixkawayuj kawamakatsa’, antsa’ wan kgawachu kaleelh wan nisinin na ixchikan ixlakgkumpalhtatana, wan ixkumpalhtata wanilh, wama nisinin na kin kata wayan tun tsej na wan kakalipinpalachi nak kakiwin. Alistan wa xiwan maka’anka lha nalhtata’ ya antsa’ kalijikua kuma makgaekglhaka, wan lha maka’anka ixwi putajùn yat antsa’ tsukuka yukukan, yat wa Xiwan wanin chuwa slakg kakiyùku, alistan wa kgawachu wililh makskut yat chuchuntsa’ ixyukumaka yat tatu ixjikuan, kakiyùku, kakiyùku kuma chuntsa’ xa kiyukukan axni’ mitsinà xa ikuanit, alistan ixakgstin wan chik tsukuka wanlhijkan yaj ixtunkan nak minacha o tatu ik ti mincha, xa tsè chumakgtìn nak minacha’ yat axnì chuntsa’ wanka tamincha wa laklukutnu. Ti akgskgalala tlan lakkaxtlawa lata tu lakgtawakayacha nak kakilhtamakú, xla pula lakhawanan ta ama tlawa antan chi tlawa

Juan sin miedo (Traducción en español)

Juan sin miedo tenía vellos largos en los brazos. Cuando iba a la escuela, los niños le jalaban los vellos y él les pegaba: con un manazo los mataba. Los maestros mandaban llamar a sus padres pero Juan no vivía con ellos porque lo habían mandado con sus padrinos. Sus padrinos mandaron a Juan sin miedo a la leña con dos mulas. Encontró unos tigres y leones. Amarró sus dos mulas y se fue a cortar leña. Al regresar, los tigres ya estaban devorando a sus mulas. Entonces les echó avío a los tigres y leones y se los llevó al pueblo, a la casa de su padrino. El padrino le dijo que esos animales comían gente y que los volviera a llevar al monte. Mandaron a Juan sin miedo a dormir en una casa donde asustaban. En esa casa había una cuna. Se subió a la cuna y lo empezaron a mecer. Juan sin miedo prendió fuego con la idea de que lo siguieran meciendo, decía: “Méceme, méceme porque así me mecían cuando era pequeño”. Se escucharon quejidos arriba de la casa que decían: “Caigo o no caigo, caigo o no caigo”. Juan se fastidió y dijo: “Puedes caerte”. Entonces cayeron unos huesos que nunca le asustaron.

Moraleja: Ser valiente supera cualquier obstáculo que se presente en la vida, siempre y cuando medites y analices de manera consciente los valores humanos.

Fabulas cortas en lengua totonacaWan papatsin kga skujaMakgantsa’ ixlalhawan chatín papatsin, tin ix’ekstu ixtachokgonit nak kakilhtamakuj, ixkamana ixtastakgnit’tsa, ixpuskat akgksput’li. Lilakgaputsa chi ixlalhauan Kgatse ixtapastakna yat kga lilakgatit ixlhaua ixtaskujut, pan kuma tatu tse ixkaxlhaua ixtaway, yat tatu’okgtín ixlakgchakge pakgtin tatu ixwayan, xakgolkaua ixluxu ixlhakga.Chokgtin wan tin ixtalawilanalh antsa’ talakpu’ualh palh tsè namakgtayankan, chuntsa’ talhawalh. Maxkika tun tsè naliwayan, tu stanankan nak pustat: atun, sardina, xa taswakga pin, stapun, ya ixliwakg tun tsè wakan, ana’ maxkika tu ixtalhakgan. Wan papatsìn lipaxaw ixtakatsin. Kga lipaxkika, tatu ixkatsi chi na ixmapalakgò tun tsè tapastakna’. Kuma ixkgalhi wan tu ixmaklanit kamaliwanilh, ixliwakgkan takilhkatsilh: ixalaxux, se’ekgna, ixpupayo. Lipaxaw tapalhakgelh, tutsa okgtín ixekstu latawilh, ixkatsì palh tin ixtalawilanalh antsa’ ixtapaxki. Lipaxaw palhakgelh nak kakilhtamakuj. Tse tachiwin: Liwakatse latawilankan nak kakilhtamakuj chuntsa’ akxtìm tsè na likatsiyà palh chuntsà ikpastakayaw.

El anciano trabajador (Traducción en español)

Había una vez un anciano que se había quedado solo, sus hijos habían crecido, su esposa había muerto, así que no tenía a nadie en la vida. Era muy bueno y trabajador pero como no sabía cocinar ni lavar, siempre andaba sin comer y muy sucio. Cierto día, sus vecinos se pusieron de acuerdo para ayudarlo, se compadecieron de cómo vivía. Decidieron regalarle comida enlatada: sardina, atún, chiles en vinagre, frijoles y otras cosas. También le regalaron ropa. El abuelito se sintió muy contento por la acción de sus vecinos, no podía creer lo que sucedía, sintió mucha alegría. Les agradeció mucho, no sabía con qué corresponder a esa demostración de afecto y bondad. Como tenía algunas frutas, les ofreció para que comieran. Todos saborearon las ricas frutas que él cosechaba: naranjas, plátanos y papaya. Todos la pasaron muy contentos. Desde ese día jamás se sintió solo, sabía que en ese lugar era apreciado por todos, así que vivió feliz y contento el resto de sus días.

Moraleja: Es bueno vivir la vida con decoro y honradez, porque así seremos apreciados por todos los que nos rodean