Fabulas en Nahuatl y Traducidas en Español

Fabulas cortas en lengua nahuatlIn ichkatsin wan in tepekoyot Onkaya se tonal se koyot tsajtsia wa, wa, wauuu, kipiaya mayan, nejnentiaya kitemotiw toni kikuas, wan kemej nawi okiowa kualkan ejkoto tech se kali, ichtaka kitapoj in kolal wan kikixtij se ichkatsin. —Amo xinechkua, semi nitsikitsin, bee. —Maski titsikitsinok nimitskuati, ta telnimayana, wan in ichkatsin tsatsia be, be, beee. In chanchiwanij ijsakej wan kikakej takalania tech in kolal, wan kitemokej se taawiloni wan yajkej kiitatoj toni panowaya. In teko kiitak in koyot kuika in ichkatsin wan kitsajtsilij: —¡Xikajkawa noichkatsin, tachtekej, takan amo tikajkawa nimitsmiktiti! In koyot pantsikuin wan choloj iwan in ichkatsin wan yajki kampa se ostok ne kowtaj wan in koyot kili in ichkatsin: —Mej, xikua tepitsin sakat, wan ximotomawa, yekintsin semi tikakalachtik. Niktemoti tensa tonika niktsakuilis nomayan; nimitskawtewati majxitsijkawjto amo xio. In ichkatsin mokawak takuajtok, wan se nenken mowalkuepak in koyot kualkia se wexolot kuali tomawak wan pewak kikua. In ichkatsin tanemiliaya: “Niati nochan, yekintsin nikajkayawati nejin koyot, yekintsin moijsiwilijtok kikuajtok ne semiwelik iwexolot…” wan kilij: —Nech tojtoma, eliwis tiktilinij in mekat wan nechkokowa nometsin. —Amo nimitstojtomas, ta tiknekis tiewas. —¿Kani nias? Ta seminikakalaxtik wan amo niejkoskia nochantsin, ompa ne tech ojti welis nechkuaskej oksekin tapialme. In koyot kiwelkayik wan kitojtomak. In ichkatsin kichiwtoya mokokowa wan motekak, wan in koyot eliwis kiwelilijtoya se tomawak ikes in wexolot, amo kiitak keniw kistew in ichkatsin. Yajki, motalojtiajki nochi in tonal, ejok nichan wan kintapowij niikniwan toni kitekipachoj iwan in koyot.

Tajtolmakalis: Kachi kuali kuatanemilil wan amo eliwis chikawalis.

El borreguito y el coyote (Traducción en español)

Había un coyote que gritaba “Auu, auu”. Tenía hambre e iba buscando qué comer. Llegó a una casa como a las cuatro de la mañana. Abrió el corral y sacó un borreguito. “¡No me comas, soy tan chiquito, bee!”, dijo el borreguito. “Eres muy pequeño, pero aun así te voy a comer porque tengo hambre”. El borreguito gritaba, “¡Bee, bee, beee!”. Los dueños de la casa se despertaron al escuchar ruido en el corral, buscaron una lámpara y fueron a ver qué pasaba. El señor vio al coyote y le gritó: “¡Suelta al borreguito o te mataré!”. El coyote, dando un brinco, logró escapar con el borreguito y se lo llevó a su cueva en el monte: “Ten un poco de pasto y cómelo para que engordes porque estás muy flaco, mientras, yo buscaré algo mejor para calmar mi hambre, te dejaré amarrado para que no te escapes”. Éste se quedó comiendo. Más tarde regresó el coyote trayendo un guajolote bien gordo y se puso a comer. El borreguito pensaba: “Trataré de escaparme ahora que el coyote está entretenido comiendo su sabroso guajolote”, y le dijo al coyote: “Desátame, apretaste mucho el lazo y me duele mi patita”. “No te suelto porque vas a querer escaparte”, contestó el malvado coyote. “¿Cómo crees que voy a escaparme? estoy muy flaco y no llegaría nunca a mi casa. Además en el camino podrían comerme otros animales”. El coyote se convenció, desató al borreguito que, haciéndose el adolorido, se recostó y fingió dormir, mientras el coyote saboreaba la pierna del guajolote. Después de un rato, el borreguito aprovechó un descuido del coyote, quien dormitaba después de haber comido, escapó de la cueva y corrió durante todo el día. Llegó a su casa y contó a su familia lo que le había sucedido con el coyote.

Moraleja: Más vale maña que fuerza.