Cuentos en otomí

Cuentos en lengua otomí y su traducción al españolAr ‘ñäi ne ar lyon Ar lyon bí dini ’nar ’ñäi mi honi to ndi xits’uwi yá tsi bätsi. Ar ’ñäi bí ’yani ar pale Lyon ha mi ne, nä’ä bí dädi ndi xits’uwi. Nä’ä mbi wadi ar sixthe, ar ’ñäi bí zohni jár t’olo ngú pa ndi zí nä’ä xki hokwi ár tsi mäne. Mbi zoni bí zohni ndi thogi mbo, pe ar pale Lyon bí däti ke himi tsudi. Ar pale ’ñäi bí ma ba xifi ár ’behñä ndi boni pa ndi uni ar nhñuni ár tsi mbane. Ar pale ’ñäi ba kuhu ’ra ya t’olo zu’we, komongu ya nthäxuni ne ya zu’we ’wadá pa ndi zí ar tsi mbane. Ar pale lyon bí mä: - ¡Hi’nä, tsi mbane, nuya hingi di tsiga! Ga me ma ga honwi nä’ä di tsiga. Ar pale lyon bí ma jar däthe nu’bu ho mi tsoni ya boi pa ndi ntsithe, bí hyo ’na ne bí hyoki ya nts’i pa ár tsi mbane. - ¡Nuna gehna di tsiga ! - bí mä ar pale lyon. Mbi zohni ar ’ñäi ndi ñuni, nuna mi thets’i nu’bu ho mi ‘beni ar boi ne ya nda ntumunthu mi pa mi xeki ar ngo. - ¡Ñuni xi hño, tsi mbane! -bí mä ar pale lyon. - Ya dá ñuni xi hño, ya dá ñiñä – bí dädi ar pale ’ñäi, anke tobe hinti mi tsi, tobe himi ñuni. - Gar na xongo, tsi mbane, njawa to da ñuni. Ar pale lyon bí xa’mi ar ngo ko yá xa, pe ar pale ’ñäi hontho mi tets’e, himar tsa ndi za. Ar pale lyon bí xeki ’nar dätä xeni ne bí uni ar ’ñäi pa ndi hñäts’uwi ar tsi mäne. Nä’ä mbi zoni jár ngú, ar pale ’ñäi bí xifi ár ’behñä: - Nuna ar nts’i xpa pehni’i ir tsi mbane. Ár mäne bi ’yuts’i ar u jar ngo ne bí ja bí dä, ne bí zihu ko ngatho yá tsi bätsi, getho xki membi ár tajä. Bí mä ár ’behñä ar pale ’ñäi: —Xi na nkuhi ar nts’i tsi ma mbane. ¿Ya xka nú ho bí japi ma tsi mbane? Gi ma ba ho ’nar boi ’nehe. Ar pale ’ñäi bi ma jar mehe ho mi po ar dehe, pa ndi do’mi ’nar boi. Nä’ä mbi neki ’na mba e’bu ndi zi ar dehe, bi nsagi pa ndi ’yent’i. Ar boi bí ’ñäni ne bí ’yets’e jár ts’u ne bí mengi ja ya t’oho. Ár ’behñä ar pale ’ñäi bí hyandi ár ndo xki mfots’i jár ndäni ar boi, gem’bu bí zapi bí hñut’uwi yá mui yá bätsi ne bí xifi: —Ya be ehnu ir tadahu ntoge ar boi.

El zorrillo y el león (Traducción al español)

El león se encontró a un zorrillo que buscaba a alguien que bautizara a sus hijitos. El zorrillo preguntó a Don León si él quería hacerlo y Don León dijo que sí los bautizaría. Cuando terminó el bautizo, el zorrillo invitó al padrino a su casita, para que comiera lo que le había preparado su comadrita. Al llegar, lo invitó a pasar, pero Don León respondió que que no cabía. Don Zorrillo fue entonces a decirle a su mujer que saliera a darle de comer a su compadrito. Doña Zorrillo trajo unos gusanitos, como las gallinas ciegas, y los gusanos de maguey, para que comiera el compadrito. Don León dijo: —¡No compadrito, de éstos no como yo! Vamos a buscar lo que sí como yo. Don León se fue al ojo de agua, donde llegaban las reses a beber, mató a una y la hizo comida para el compadrito. —¡Esto es lo que como yo! —dijo Don León. Cuando invitó al zorrillo a comer, Don León daba vueltas y vueltas alrededor de la res y cada que quería comer nada más le arrancaba un pedazo. —¡Coma bien, compadrito! —dijo Don León. Ya comí bien, ya me llené —respondió Don Zorrillo, aunque nada había comido. —Eres muy tonto, compadrito, así se come. Don León abrió la carne con sus garras, pero Don Zorrillo nada más lo lamía, no podía comer. Don León arrancó un pedazo y se lo dió al zorrillo, para que se lo llevara a la comadrita. Cuando llegó a su casa, Don Zorrillo le dijo a su mujer: —Esta comida te la mandó tu compadrito. La comadre le echó sal a la carne, la coció y se la comió, con todos sus hijitos, porque la había mandado el padrino. Y la esposa de Don Zorrillo dijo: —Está muy sabrosa la comida que come mi compadre. ¿Ya viste cómo hizo mi compadrito? Vete a matar una res también. Don Zorrillo se fue al ojo de agua, esperó a que llegara una res, y cuando apareció una que venía a tomar agua, le brincó para tirarla. La res se movió y lo cornó de la cola, y entonces volvió hacia los cerros. La mujer de Don Zorrillo vio a su esposo, ensartado en el cuerno. Entonces trató de consolar a sus hijos, diciéndoles: —Ya viene su papá, montando en la res.

Cuentos en lengua otomí y su traducción al españolAr ‘yo ne ar mi’ño ‘Nar pa ‘nar mi’ño mi ‘yo mi honi te ndi zi ne bí nthewi ‘nar tsi xita ‘yo. —¿Temu gi honwa, xita ‘yo? ⎯bí ‘yani. —Otho, ‘ñoho mi’ño, di ‘yowa, getho ma hmu bí guki. Bí xiki, getho ya dar xita, ya hindar tsa ga nú ar ngú’ni; jange ya hingi negi. —Ote xki beni, tyene ke da ne’i —bí hñut’uwi ár mui ar mi’ño, —pe ga ot’uwi ‘nar nkohi: nu’bya xti nxui ga ma ja ir ngú, pe oxki ähä, gi to’mi ga tsoni pa da ‘yode ga juki ‘nar oni. Gem’bu gi kadi ir hmu, gi ‘yot’e ngu’bu gi tsagi, gi nixtri, gi tenugi pa ga ‘ra’i ar oni; gi hñäts’i, gi uni, gi pekwi jár ñä ne gi nú ge da ne’i. Bí nja’bu bí ‘yot’e ar tsi xita ‘yo. Ar ñoho ar pa bí nthewi ma ’nai ar mi’ño. —¿Honja xka thogi tsi xita ‘yo? ⎯bi ‘yani. —A, nu’bya hä nege xingu ya hmu. Di jamädi’i xingu, tsi mi’ño. —Ya ndi xi’i. Nu’bu xkar nthewi’bu.

El perro y el coyote (Traducción al español)

Un día, un coyote andaba buscando qué comer y se encontró a un perrito viejo. —¿Qué haces aquí, perrito viejo? ⎯le preguntó. —Nada, señor coyote, ando aquí, porque mi amo me corió; dice que como ya estoy viejo, ya no puedo cuidar el gallinero; por eso ya no me quiere. —No tengas cuidado, te tiene que querer —lo consoló el coyote— pero vamos a hacer una cosa: esta noche voy a ir a tu casa, pero no te duermas; esperas a que llegue, para que me oigas cuando saque una gallina. Entonces, engañas a tu amo, haces como si me mordieras, te echas a correr y me persigues, para que yo te entregue a la gallina; se la llevas, se la pones a tu amo junto a la cabeza y verás cómo te va a querer otra vez. Efectivamente, así hizo el perrito viejo. Al día siguiente se encontró otra vez al coyote. —¿Cómo te ha ido, perrito viejo? ⎯le preguntó. —Ah, ahora sí me quieren mucho los amos. Te lo agradezco mucho, coyotito. —Ya te decía yo. Por allí nos estaremos viendo.