Cuentos en Nahuatl y Traducidos en Español

Cuentos en lengua nahuatl y traducidos en españolOkichpil wan poloko Se tonal se okichpil kiajsik se poloko wan amo kimatia kenin kikitskis. Wejka kitemoto se kowmekat chikawak wan weyak wan kitemoto in poloko. In poloko kikuajtoya sakat okseko. Kikechtsikoj wan kuiyak ichan, ajsik wan kikechtalilij se yankuik mekat. Imostika kuiyak ipoloko sakata majtakua. Tiotak kikuito wan mopantalij. Kemej kimakak ika se takot, in poloko tsikuintew wan in okichpil mopantamot wan iliwis mowik. Satepan akmo mopantalij ipan wan kikajkawak. In tapialtsin yajki sakakuato wan ke tawitomik. Ompa mopacho wan mikik.

El niño y el burro (Traducción en español)

Un niño encontró un burro y no sabía como sujetarlo. Fue a buscar un bejuco, fuerte y largo. Luego regresó a buscar al burro y lo encontró comiendo pasto. Se acercó y lo amarró de su pescuezo. Se lo llevó a su casa y le puso un lazo. La siguiente mañana, lo amarró donde había pasto y en la tarde fue a traerlo. El niño dijo que ya era tiempo de montarlo y que lo hizo. Le pegó al burro con una vara y el animal arrancó la carrera. El niño se cayó y se asustó mucho. Ya no volvió a montarlo y lo dejó libre. El burro se fue a comer pasto. Donde estaba pastando, se derrumbó un bordo y el pobre burro quedó atrapado debajo de la tierra y murió.

Cuentos en lengua nahuatl y traducidos en españolSe weyi tochin Onkaya ne wejkaw se okichpil kipiaya majtakti xiwit, wan yaya tech in makuilpa nemachtilxíwit. Mostar wejka nejnemia paejkos kampa nikaltamachtil. Se tonal kinemilij amo yas momachtitiw. Yajki kowtaj wan nochi in tonal mawiltij iwan sekin okuilimej: se chechelot, se tochin, se epat wan se totot. Kuali tekitik pa kininsentilij. Achto motemolij se itaken kemej se kowtajokuilin tein monotsa tochin wan ijkon motokikej oksekin okuilimej kampa yejwa yetoya. Kemej panotiayaj tonalmej wan yej kichijchiwtiaya se kaltsin ika xiutsintsin tein papatawkej wan kowtsitsin tein memelawkej wan kinilpij ika takotsitsin wan temekamej. Nochin in okuiltsitsin moyolpaktiayaj kipiayaj se ininikniw semi tamati wan teltekitikej. Tiotakpa ixpoliwiaya ne okichpil, yaya ichan, wan imostika kualkan oksepa kinajsia iyolikniwan, nochi in tonal mawiltiayaj wan tiotak oksepa yaya. Kin kajkayawaya ke yowi kitemoti takualis. Se tonal, itamachtijkej kinemilij: Ait kani moajsi nokonemomachtijkej, keyej amo walajsitok. Kiomatiltij nitat. In tetat kipijpiak nipiltsin wan kiitak okalakito ne kowtaj wan ompa ixpoliwik. In totataj kinemilij kitemos se tepostatopon wan yas tatokatiw, wan kiixajsik se weyi tochin. Moyektalij yaya kimotati. In weyi tochiin kiitak wan kitsajtsilij: –– ¡Amo xinechmota, tata! ¡Nej nimokonew! Ne takat eliwis mowik tayaya kimotati nikonew wan kimiktiskia, wan noijkon semi mowelitak kipiaya se okichpil semi ixpetantok. Wan ne okichpil, nojon tonal kiyekijtoj amo keman oksepa choloskia ne kaltamachtiloyan.

Un gran conejo (Traducción en español)

Había una vez un niño de diez años que cursaba el quinto año de primaria. Todos los días caminaba mucho para llegar a la escuela. Un día pensó no ir a clases y se fue a un monte a jugar con unos animales: una ardilla, un conejo, un zorrillo y un pájaro. Le costó juntarlos. Para lograr su propósito tuvo que disfrazarse de conejo, solamente así los animales se le acercaron. Pasaron unos días y luego empezó a construir una pequeña casa con ramas, varas y bejucos. Los animales se admiraban por tener un amigo tan inteligente y trabajador. Desaparecía por las tardes y regresaba por las mañanas a encontrarse con sus amigos los animales. Mentía diciéndoles que iba en busca de alimentos. Un día, el maestro notó que su alumno no llegaba y se preocupó: “¿Por qué será que mi alumno no viene a clases?”. Y le mandó un aviso al papá del niño. Entonces el papá espió a su hijo y se dio cuenta que se metía en el monte y ahí desaparecía. Consiguió una escopeta y se metió al monte disimulando que buscaba algún animal para cazarlo, pero en realidad estaba buscando a su hijo. De pronto, vio un conejo muy grande y se preparó para dispararle. El conejo lo descubrió y le gritó: “¡No dispares, papá!, soy tu hijo”. El papá se asustó mucho porque estuvo a punto de matarlo, pero también se alegró por tener un hijo tan inteligente y creativo. Por su parte, aquel niño prometió no volver a escaparse de la escuela sin avisar.