Ofrenda del Día de muertos en nahuatl

Itachijchiwalis mikeilwit (Nahuatl)
Ika miak pakilis wan kemej kinextilijkej itatwan, tokniw Jaime Martínez tayektalij kemej moneki itech in Mikeilwit. Yowi ne tiankisko wan motakowilia nochi tein moneki, kemej xochit, tonika kichiwas itapalol, in tapopoch wan tailat. Mokuepa wan yowi kowtaj kikuiti seki takot wan temekat tonika kichijchiwas nitioixpan kampa kitalis in pantsin, in tamal, in tsopekmej, in xochimej, in taakilomej wan oksekin tachijchiwalismej tein kikualtsinchiwaj in tioixpan. Kinemilia xa iliwis kiwelitaskej in miketsitsin ijkuak ejkoskej. Jaimej kinemilia se xiwit kachi kualtsin kichiwas itachijchiw ta kineki kinnextilis nijin ilwitsin iyolikniwan wan ichankawan tein nojnelmejok. Yej kimati ke in mikeilwitsin moneki maj se kichiwa ika yolpakilis wan ika pialis, wan majse kinnextili topipilwan wan toixwiwan pamaj amo poliwis, tayej ika timonextiaj tejwan timasewalmej, toaltepet wan nochi totaltikpak Mexko. Niajki nikkalpanoto wan semi ixpaki nechselij. Nimantsin kiilij itiskaw majnechwantiskia atoltsin wan se mikepantsin, tein neli welik nikiekoj, tel ajwiyak wan tsopek. —Tejwatsin, ¿Toni mitsyolchikawa pa tiksentokas in mikeilwit? —Mosta telkualtsin. Nijin se ilwit tein se kimachilia nikan toelko, tech toyolo, wan nochi mopaktia, nochi in semanawak tech paktia, kejnon kimatiskia in tonal aksa teltasojkej techkalpanos. Xikita, in tonal kualtsin takawtok. Tech in ixtawamej kueponij in sempoalxochit wan akawal, nochin kostikxochimej. Pane nochi in semanawak no kinelnamikiskia totaktsoyowan wan moyektalia wan ijkon tikinsenseliskej in miketsitsin.

Ofrenda del Día de muertos en nahuatl

Ofrenda del día de muertos (Traducción en Español)
Con gran entusiasmo y recordando las enseñanzas de sus padres, Jaime Martínez preparó su ofrenda para el Día de Muertos. Va al mercado del pueblo y compra todo lo necesario, desde la flor hasta el recaudo, el incienso y el aguardiente. De regreso, se interna en el monte cercano a su pueblo para traer varas y bejucos para arreglar su altar y colocar pan, tamales, dulces, flores, frutas y arreglos que le dan alegría y lo hacen lucir muy bien. Seguramente les gustará mucho a las ánimas de los difuntitos que van a venir en estos días. Jaime piensa mejorar su altar el año próximo ya que quiere inculcarles esta fiesta tradicional a sus amigos y a sus familiares jóvenes y pequeños. Él sabe que la fiesta de los muertitos hay que celebrarla con gran motivación, ánimo y esmero, y transmitirla de una generación a otra, para no perder esta costumbre que es como el rostro de nuestro pueblo y también de todo México. Fui a visitarlo y me recibió muy sonriente. Luego, luego, le dijo a su mujer que me sirviera un atolito de la ofrenda y un pan de muerto que, por cierto, estaba riquísimo y apetitoso, con ese color rojo y dulce, con un aroma muy especial y característico de estas fechas. “Jaime, ¿qué te motiva a seguir esta tradición?”, le pregunté. “Es muy bonita, es algo que se siente desde adentro y todo se pone alegre porque alguien muy importante nos va a visitar. Mira, hasta el tiempo está bonito, soleado. En los campos florece el cempoalxochit y el acahual, flores amarillas. Es como si la naturaleza se uniera con la memoria de nuestros antepasados y se arreglara para que los recibamos juntos”.